El concepto de tutoría de diferentes instituciones

La tutoría en otras instituciones

Yazmín Pérez Guzmán

Este escrito tiene como finalidad ubicar las coincidencias y diferencias existentes en el concepto de tutoría en las siguientes  instituciones: la Dirección General de Evaluación Educativa (DGEE) de la UNAM, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), la Universidad Veracruzana, el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Nacional Autónoma de Chiapas.
La DGEE señala que: “La tutoría es una acción complementaria, cuya importancia radica en orientar a los alumnos a partir del conocimiento de sus problemas y necesidades académicas, así como de sus inquietudes y aspiraciones profesionales.”  Concepto que define una de las funciones que debe cumplir el tutor que acompaña a los becarios de PRONABES y PFEL que son estudiantes del sistema escolarizado (presencial).
Para la ANUIES “es un proceso de acompañamiento durante la formación de los estudiantes, que se concreta mediante la atención personalizada a un alumno o un grupo reducido de alumnos, por parte de académicos competentes y formados para esta función, apoyándose conceptualmente en las teorías del aprendizaje, más que en las de enseñanza.”  Los tutores son acompañantes de los estudiantes, no sólo son transmisores del conocimiento, sino deben propiciar en el alumno la motivación y el interés hacia los contenidos de cada una de las asignaturas a través de la comunicación (elemento importante que no menciona la ANUIES).
La Universidad Veracruzana señala que los tutores se deben ocupar de “…los múltiples problemas de tipo académico que van apareciendo en el camino del estudiante durante su permanencia escolar. Así, la tarea principal del tutor académico es hacerse responsable del seguimiento del estudiante desde el ingreso hasta su egreso.” En primer lugar, se menciona sobre “los problemas de tipo académico”. En este aspecto, considero que los estudiantes también se ven afectados por problemas extra-académicos y el tutor debe ser también un consejero, una persona en la que el alumno debe confiar.
El IPN señala que los tutores deben fomentar la capacidad en el estudiante para aprender a aprender y tomar decisiones responsables sobre su trayectoria académica, fortalecer hábitos de estudio sistemático y metodologías de aprendizaje. ¿A través de qué?, ¿cómo se fomenta esa capacidad?, ¿cómo fortalecemos esos hábitos de estudio?  No detalla al respecto.
Finalmente, la Universidad Autónoma de Chiapas enuncia: que la tutoría debe ser parte de la formación del estudiante. Agrega que: “la tutoría comprende la asesoría, la orientación educativa y los apoyos al alumno.

Orientar, acompañar, guiar son palabras que predominan en las definiciones ya expuestas, pero en ninguna de ellas se menciona que es necesario establecer comunicación y empatía con el estudiante. El tutor debe interesarse por el estudiante y éste debe saber que cuenta con el apoyo de una persona que tiene el tiempo, la disposición y el interés por atender sus dudas e inquietudes.